Ene 09

Entrevista de El Retrato de Hoy

notajosecanoparaelretratodehoyEl candidato a concejal por Agrupación Atlántica, José Cano presentó días pasados “El rey está desnudo” y, mano a mano con “el Retrato…”, contó de qué se trata. De paso, “desnudó” al Gobierno Nacional y Municipal. Habló de por qué volvió a la política y elogió a Carlos Fernando Arroyo, quien encabeza la lista. – “El cuento ‘El traje nuevo del Emperador’ fue escrito por Hans Cristian Andersen en 1837 y trata de un gobernante que no daba cuenta de la realidad y creía que estaba vestido con la mayor elegancia, cuando en realidad estaba desnudo. Este es un problema que vivimos hoy en la Argentina. Muchos de los que gobiernan viven en una ‘burbuja-relato’ que los hace parecer al emperador del cuento de Andersen”.

Reinaldo José Cano se expresa así en la contratapa de su último libro “El rey está desnudo”, el cuarto de su cuenta personal, que presentó días pasados. El candidato a concejal por Agrupación Atlántica, buscó sacar a la luz “los efectos que causa en nuestra actualidad la existencia de un relato muy diferente a la realidad”, un “relato” que, según él, “distorsiona todo”. Siempre en busca de un “futuro mejor”.

Con el respaldo de sus anteriores obras (“Descentralización, un instrumento para el cambio estructural” – 1990; “En defensa de Mar del Plata” – 1991; y “El sapo hervido: gestión del cambio en las organizaciones” – 2007), el contador público y profesor en la Universidad Nacional de Mar del Plata tomó la decisión de encarar un nuevo libro porque “escribir es un cable a tierra para mí. Me nace y lo necesito”.

De vista por la redacción de “el Retrato…”, Cano abrió el extenso y distendido diálogo afirmando que “hace dos años me comenzó a llamar poderosamente la atención cuál era el mecanismo emocional que llevaba a que gente que uno presume inteligente negara rotundamente una realidad que nos golpea a todos. Por ejemplo, con la inflación. A raíz de esto, empecé a estudiar el tema y encontré un libro muy libro muy apasionante como ‘La estupidez emocional’, que explica por qué uno actúa de determinada manera. De paso, retomé ‘La inteligencia emocional’, otro libro muy interesante. Entonces, fui hilvanando ideas, análisis, escritos y fue así como salió ‘El rey está desnudo’, título ilustrado por la obra de Andersen”.

Quien se desempeñó como secretario de Economía y Hacienda desde fines de 2007 hasta junio de 2008, también dijo que “la doble interpretación que puede tener este cuento me parece que es bastante apropiada para lo que nos está pasando en muchos aspectos de nuestra vida”.

Entonces, juego de palabras mediante, enfatizó que “muchos políticos hoy en día están desnudos. No ven lo que está pasando. Y otros ven cosas que no ocurren. Pero no lo digo solo para el oficialismo. Hay una gran proporción que no enfrenta la realidad como deberían hacerlo”.

Consultado por si por no pueden, no saben o no quieren, Cano contextualizó su respuesta al citar que “en el libro desarrollo el síndrome de hubris, que después tuvo mucha vigencia por declaraciones de Nelson Castro (periodista). Tuve la oportunidad de formar parte de ejecutivos municipales y cuando se llega a un determinado nivel de poder hay cosas que no gustan escuchar, por más que sean realidades. Entonces, no es que sea una tergiversación voluntaria, sino, las emociones tienen mucho que ver. Por eso el subtítulo: el costado emocional del cambio”.

A su vez, destacó que en “El rey está desnudo” también describe “al gorila invisible”: “Un experimento real, hecho en 1999 por dos psicólogos, donde visten a cinco jugadores de blanco y otros cinco de negro. Los estudiantes de psicología, puestos a observar, tenían que contar cuántos pases hacían entre ellos los de blanco. El video dura un minuto. Sin embargo, al segundo 30 entra una mujer disfrazada de gorila, se para en el medio de la cancha, se golpea el pecho y se va. Cuando termina el experimento, los psicólogos preguntaron cuántos pases habían contabilizado: la mayoría dijo 15, el número correcto. No obstante, el 50% de los estudiantes no había visto al gorila. Ese fenómeno psicológico se llama ceguera sostenida con inconsciencia. A lo que voy es que muchas veces las cosas no se ven no por mala fe, sino porque funciona el ‘Diario de Yrigoyen’ o las personas que deben aconsejar no dicen lo que está pasando realmente”.

Tras recordar que en otro de los capítulos cuestiona la contabilidad, que “sirve como punto de información en un aspecto, pero no total”, Cano sintetizó que “con el libro busco que las personas recapaciten y se despierten, porque la política nos toca a todos. Todos podemos hacer algo por el país, no importa que sea poco y mucho. Siempre cito una frase que dice: ‘El peor error que se puede cometer es no hacer nada, porque se puede hacer poco’. Desde nuestro lugar, podemos hacer algo para que el futuro sea mejor, porque si no cambiamos algunas cosas, será peor”.

PASO, 27 de octubre y Pulti:

Adentrado en el mundo electoral, con los números que arrojaron los comicios de agosto, a un mes y monedas del 27 de octubre, donde quedarán definidas las nuevas bancas, a nivel local en el Concejo Deliberante, Cano sostuvo que “la sociedad reclama un cambio que está mucho más que claro que en muchos políticos. Sin embargo, el mensaje está claro. Por ejemplo, el oficialismo no ha interpretado, todavía, lo que pasó en las Primarias. Hace seis años que niegan la inflación, la inseguridad, y ahora reaccionan porque necesitan revertir los votos”.

Luego de acotar que “nunca fui partidario de las reelecciones y las mayorías absolutas”, entendió que “esto mismo produce una ceguera inconsciente que no nos deja ver los problemas que tenemos en la ciudad”.

Inmediatamente aclaró que “mi crítica es a nivel nacional y municipal, porque Acción Marplatense todavía insiste con que ganó las Primarias, cuando una fuerza, en su interna, juntó más votos. Pero no me quiero meter en eso. Si en el 2011 sacaron 34% y ahora un 16%, después de gastar una fortuna en publicidad, la gente está bajando un mensaje. Que tiene que ver con la inseguridad, el relato-realidad y las tantísimos anuncios que luego no se hicieron”.

Y en el medio apareció, con fuerza, Agrupación Atlántica. Con Carlos Fernando Arroyo a la cabeza, el actual concejal del bloque, que nuevamente reunió una cantidad importantes de votos. Con él, José Cano, que interpretó el apoyo de buena parte de Mar del Plata.

Después de mencionar que “con Fernando tengo una amistad de 50 años, donde nuestros padres también eran muy amigos”, el también excandidato a intendente por el radicalismo en 1991 esbozó que “cuando me invitó a acompañarlo en la lista, más allá de que estaba ayudándolo en los temas económicos de la Comuna, no pensaba participar de manera activa. Pero me decidí, porque todos podemos hacer algo para intentar mejorar la realidad”.

“¿Cuál es el secreto de Arroyo?” le preguntó “el Retrato…” y Cano, distendido y sonrisa mediante, fue tajante: “trabaja y es honesto. Lleva adelante una escuela que es modelo en la ciudad. Y cada vez que pasó por una función pública dio cátedra. Nadie puede sospechar sobre su honestidad y ética. Eso lo reconoce el ciudadano marplatense”.

Uno de los motivos para volver, fundamentales para él, fue “el equivocado camino económico/financiero que tomó la Municipalidad y que nos traerá fuertes dolores de cabeza. Hoy en día, los números están absolutamente en rojo. En sí, hay dos periodos de déficit municipal: uno es entre el 99 y el 2002, mientras que el restante del 2007 hasta el presente. Signada por gastar más de lo que corresponde, malversar fondos afectados y endeudarse, entre otros puntos”.

En medio de su análisis, Cano recordó que fue el primer secretario de Economía de Pulti y deslizó: “Siempre me pedía opiniones. Hasta que un día me convocó y acepté. Sin embargo, al poco tiempo me di cuenta que no compartíamos el mismo camino. Fui leal conmigo mismo y me presenté la renuncia, con dos razones fundamentales: la condonación de la deuda a la pesca y la falta de voluntad para reclamar la coparticipación por la doceava parte del Turismo, que a Mar del Plata no le permiten computar”.